Archives for : febrero2008

Perversiones

Hace unos d√≠as tuve la oportunidad de asistir, como tantos otros, a la declaraci√≥n de Joan Mari Torrealdai: hab√≠a sido torturado cinco a√Īos atr√°s, pero su espanto a denunciarlo era mayor que la necesidad de hacerlo. ¬ŅPara qu√© verificarlo si sistem√°ticamente el fiscal imputar√° al torturado acusaciones falsas? La tortura: una perversi√≥n de √©sas a las que, desgraciadamente, nos acostumbramos porque no son excepci√≥n. La capacidad de sorpresa se va minando ante tantos sobresaltos. El mismo d√≠a que Torrealdai notificaba su humanidad, lejos de los hero√≠smos b√©licos, un diario madrile√Īo cercano a ZP se jactaba de la sagacidad del sistema penitenciario espa√Īol. Juan Mari Olano, preventivo por su relaci√≥n con el movimiento por la Amnist√≠a, hab√≠a sido aislado en la c√°rcel de Segovia, donde no hab√≠a ning√ļn otro vasco y donde tendr√≠a de compa√Īero al √ļnico preso que queda en la actualidad en Espa√Īa acusado de pertenecer al GAL.¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†

Siguiendo el hilo y por tanto dando por buena la explicaci√≥n del diario, hemos sabido, gracias a una revista que ense√Īa mujeres desnudas en su portada, que el ex general Enrique Rodr√≠guez Galindo no pena por el secuestro y asesinato de Lasa y Zabala, tal y como fue condenando en sentencia firme, sino que se pasea por las calles de Zaragoza y se deja fotografiar, como si fuera una estrella del espect√°culo. Otro diario madrile√Īo, con graves problemas financieros y perteneciente a una cadena de empresarios ultramontanos vascos, nos desvela que el hermano del ex general, Antonio, es el responsable de la Memoria Hist√≥rica de la Guerra Civil del Ayuntamiento de Sevilla y que su cargo como responsable del Alc√°zar andaluz lo ha sido a dedo por el partido al que pertenece, el socialista. ¬ŅEs Antonio Rodr√≠guez Galindo el hombre adecuado para descifrar las atrocidades franquistas, los cr√≠menes de lesa humanidad? ¬ŅO alguien se r√≠e espectacularmente de quienes nos movemos en este terreno por vocaci√≥n?¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†

Ahora que la Ley de la Memoria Hist√≥rica ha sido aprobada hace unos meses por el Parlamento espa√Īol no estar√≠a de m√°s recordar que, en ese apartado dedicado al llamado Valle de los Ca√≠dos, donde se encuentran los restos del dictador, la inmoralidad que nos acompa√Īa en la andadura pol√≠tica hispana alcanza cotas extremas. En ese Valle de los Ca√≠dos, dise√Īado para acoger bajo los sue√Īos fara√≥nicos de Franco a todos aquellos que le acompa√Īaron en su cruzada asesina beatificada por la Iglesia Cat√≥lica, enterraron, sin embargo, en 1959, a 117 milicianos republicanos vascos desperdigados en fosas comunes tras la batalla de Villarreal y a 183 navarros de organizaciones de izquierdas que removieron de las cunetas veinte a√Īos despu√©s de su ejecuci√≥n, en Caderita, Ayegui o Estella, con nocturnidad y alevos√≠a. Para enterrarlos cerca de Madrid junto a sus verdugos. Setenta a√Īos despu√©s lo hemos sabido, antes que las familias de esos 117 alaveses de adopci√≥n o esos 183 navarros de tierra agrietada. Antes que Dora Gras, quien a sus m√°s de 80 a√Īos, acaba de encontrar a su padre, oficial del Ej√©rcito Republicano y al que buscaba desde siempre, recostado en la peor de las humillaciones, en el Valle de los Ca√≠dos.¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†

Y es que como Dora Gras, cientos de familiares ver√°n ninguneada su condici√≥n de v√≠ctima, tanto por el Gobierno vasco como por el espa√Īol, porque sus verdugos, que luego se rieron estrepitosamente de ellos, fueron funcionarios del Gobierno espa√Īol. No les acoge ninguna ley que les repare en su condici√≥n. Como a Roberto Fern√°ndez, el hijo de Normi Menchaca, muerta por la ‚Äúultraderecha‚ÄĚ en Santurtzi un aciago 9 de julio de 1976, y que despu√©s de mil y un papeles, logr√≥ que la Sala del Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional le reconociese la condici√≥n de ‚Äúv√≠ctima del terrorismo‚ÄĚ: La Fiscal√≠a General del Estado (¬Ņes preciso recordar que los gestiona el PSOE?) ha presentado un recurso a semejante reconocimiento, por disconformidad con el fallo.¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†

Unos meses antes del suceso de Santurtzi, Franco hab√≠a ordenado ejecutar a cinco luchadores antifranquistas. Ni a √©l ni a su portavoz Manuel Fraga les tembl√≥ la mano. Tuvieron que pasar 25 a√Īos para que un sacerdote llamado Alejandro comentase en un documental cuyo gui√≥n fue preparado por un autor vetado en unos grandes almacenes (los mayores de Espa√Īa) y se refiriese a uno de los pasajes que, personalmente, m√°s tremendos me han parecido en la historia reciente. El cura Alejandro era el p√°rroco de Hoyo de Manzanares y presenci√≥ los fusilamientos de 1975 de tres militantes del FRAP, a los que dio la extremaunci√≥n. La Guardia Civil impidi√≥ la entrada al campo de tiro de abogados y familiares. Sin embargo, cuenta el p√°rroco que ‚Äúadem√°s de los polic√≠as y guardias civiles que participaron en los piquetes, hab√≠a otros que llegaron en autobuses para jalear las ejecuciones. Muchos de ellos estaban borrachos‚ÄĚ.¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†

Pocas semanas m√°s tarde, el dictador falleci√≥. Hab√≠a sido, para escarnio de los vascos, nombrado hijo adoptivo de Gernika, cuyo bombardeo siempre neg√≥, en dos ocasiones (1946 y 1966). Su mujer Carmen, para mofa hacia los familiares de los enterrados en las cunetas, fue hija adoptiva de Corella (¬Ņlo sigue siendo?), porque en cierta ocasi√≥n asisti√≥ en esa localidad a la boda de la hija de una amiga suya. Los municipios vascos fueron tierra conquistada, hazmerre√≠r de las autoridades de Madrid, que cruzaban el Ebro como en la √©poca medieval, con la espada desenfundada.¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†

¬ŅY qu√© diferencia encuentran entre Gernika en 1966 y Lizartza en 2008? A Regina Otaola se le escapan sus necedades a borbotones. ¬ŅQu√© mayor perversi√≥n que gobernar un pueblo al que asiste una vez cada dos meses? Un pueblo al que asociaciones y medios de comunicaci√≥n herederos del dictador lo han nombrado MME (Municipio Modelo de Espa√Īa) ¬ŅEs democracia gobernar con 27 votos sobre 600? La alcaldesa org√°nica insulta y moldea a una aldea que no es la suya, transforma la piedra en verborrea. Y manda un mensaje tan autoritario que condiciona la vida p√ļblica y vecinal. Justo lo contrario de lo que afirma.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Torrealdai ha destapado sus fantasmas cinco a√Īos despu√©s. El cura Alejandro lo hizo 25 a√Īos m√°s tarde. A Dora Gras le han perseguido durante m√°s de 70 a√Īos. La tortura, y otras cuestiones del mismo pelo, son perversiones de la democracia, perversiones en cualquier sistema. Cada d√≠a nos cuentan una m√°s, los diarios las llevan a una esquina de sus p√°ginas, avergonzados, o por el contrario, a portada, como parte de sus construcciones mesi√°nicas. La perversi√≥n nos acompa√Īa y su escolta es tan habitual que, como apuntaba antes, nos vamos acostumbrando a ella. ¬°Ojo! El d√≠a que dejen de sorprendernos habremos regresado, por derecho propio, al mundo animal.