La muerte de Piti

Era Jes煤s Mart铆nez Torres comisario general de Gipuzkoa cuando Ladislao Zabala e Ignacio Iturbide perpetraron siete atentados mortales en el llamado Tri谩ngulo de la Muerte (Urnieta, Hernani y Andoain): Jos茅 Ram贸n Ansa, Tom谩s Alba, Felipe Sagarna, Miguel Arbelaiz, Luis Mari Elizondo, Joaqu铆n Antimasbere y Francisco Ansa. Mart铆nez Torres era un destacado torturador en 茅poca franquista, como tantos otros polic铆as, y, sin embargo, el PSOE lo ascendi贸 a帽os despu茅s a director de la Brigada de Informaci贸n, ya en Madrid.
Ignacio Iturbide Alkain, Piti, naci贸 en 1949, en el seno de una respetada y estimada familia hernaniarra. La oveja negra. Su condici贸n vino marcada desde joven por sus amistades, en especial la de Jes煤s Arrondo, Cocoliso, informador policial que provoc贸 en 1974 la muerte de los militantes Roque M茅ndez y Jos茅 Luis Mondrag贸n. Cocoliso introdujo a Iturbide en los ambientes policiales.
Trabaj贸 como guardia jurado en Orbegozo de Hernani y tambi茅n como polic铆a municipal en Amorebieta. Le iba la marcha. Confidencias, informaciones… y acci贸n. En 1978, Iturbide fue condenado por haber incendiado la sede del PCE en Donostia y la del equipo de baloncesto Askatuak. Sus influencias le sacaron de prisi贸n en cinco meses.
Cuando sali贸 de la c谩rcel se uni贸 a Ladislado Zabala, cinco a帽os m谩s joven que 茅l e hijo de quien fuera vicepresidente de la Diputaci贸n guipuzcoana en los a帽os 60. Zabala ten铆a contactos con j贸venes radicales que hac铆an de la unidad de Espa帽a su raz贸n de vivir. Algunos, como Jes煤s Jim茅nez Cort谩zar, Benito Santos, Jos茅 Luis Jim茅nez Claver铆a y Rogelio Gonz谩lez Medrano se unieron al grupo. Todos ten铆an armas.
En 1979, comenzaron a dejar un reguero de sangre. Siete muertes en total, dos heridos graves paral铆ticos y otros tantos intentos, entre ellos uno contra el alcalde de Hernani. La elecci贸n no segu铆a una secuencia l贸gica: un concejal, un m煤sico, un gitano… La reivindicaci贸n, jam谩s hecha por los autores materiales de los atentados, en nombre del Batall贸n Vasco Espa帽ol (BVE). En una ocasi贸n de la Triple A (Alianza Apost贸lica Anticomunista).
La actuaci贸n a cara descubierta de Piti y sus compa帽eros y la protecci贸n con la que se mov铆an provocaron la indignaci贸n ciudadana. Pronto comenz贸 a circular un dossier con diez nombres posibles de los autores de las muertes, entre ellos el de Piti. El Ayuntamiento de Donostia denunci贸 incluso su impunidad. Mart铆nez Torres fue interpelado. Pero mir贸 a otro lado.
Lleg贸 el fracaso del golpe de Estado de febrero de 1981. La denuncia de la impunidad militar y policial salt贸 a las calles. Nombres y apellidos circularon con profusi贸n. Mart铆nez Torres quiso salvar su pellejo y a la semana del golpe detuvo a Piti y Zabala y a cuatro de sus compa帽eros. Mart铆nez Torres fue ascendido, como ha quedado se帽alado, e Iturbide y Zabala condenados a 231 a帽os de c谩rcel.
El eco del golpe les llev贸 a intentar sumarse a la ola patri贸tica. Antonio Mu帽oz Perea, abogado de Milans del Bosch, uno de los dise帽adores de la asonada, les defender铆a. Piti se neg贸 a hablar en el juicio, celebrado en 1985, pero acert贸 a decir que eleg铆a a sus v铆ctimas por considerarlas “separatistas”. Mu帽oz Perea apoy贸 su estrategia y pidi贸 la absoluci贸n por “miedo insuperable” a los separatistas. El juez determin贸 que en todas las muertes, Piti fue el autor material. Zabala su compinche.
Iturbide fue internado en la prisi贸n de Zamora. Poco m谩s de diez a帽os despu茅s sali贸 de la c谩rcel. Sin ruido, sin c谩maras. Al contrario que otros, mantuvo su identidad. Zabala se ubicar铆a en Madrid, donde fund贸, junt贸 a Ynestrillas, el grupo Patria Libre. Piti, en cambio, se mantuvo m谩s discreto. Se traslad贸 a Bilbao y trabaj贸 por su cuenta. Con el cambio de siglo se mud贸 a un piso en la calle Iparragirre de la capital vizcaina. Hasta ayer, que falleci贸 sin que se hayan aclarado, todav铆a, esos lazos tan estrechos que han mantenido las redes parapoliciales con las sedes gubernamentales.

Post anterior

Siguiente Post